Gucci se quedó sin Partenón

Y cuando parecía que nadie se iba a animar, Grecia dijo “no”. Esta semana le negó a la marca de moda Gucci la autorización para realizar un desfile en los templos de la Acrópolis ateniense; más precisamente en el espacio que separa el Partenón del Erecteion, el bellísimo templo jónico famoso por las seis cariátides de su pórtico sur.

partenon

Acrópolis de Atenas. Al fondo se ven iluminados, el Partenón y el Erecteion, ambos construidos en el siglo V a.c. por orden de Pericles y la asamblea ateniense

Los argumentos fueron claros, “…se trata de monumentos únicos, símbolos del patrimonio mundial…el Partenón y la Acrópolis no necesitan publicidad y no es compatible con el evento que nos proponen …”, etc, etc. Es posible también, que haya influido la magra oferta económica de tan solo 2 millones de euros para eventos que superan los 55 o 60 millones de costos.

muralla-china

Desfile de Fendi en la Muralla China, 2007

No lo sabremos nunca y creo que no importa saberlo, porque más allá de argumentos esta negativa es un límite y como tal viene a decir: hay lugares que “sí” -la mayoría, casi todos- y hay algunos otros, unos pocos que “no”. No estoy en contra de estos deslumbrantes shows, por el contrario soy una fervorosa defensora de esta comunión entre arte, cultura, moda y espectáculo.

Es un vínculo que le hace bien a los dos mundos y los dos ganan con creces en múltiples aspectos, pero no por ello todo vale y hacen falta solo unos pasos en la dirección equivocada, para que lo sublime se convierta en una frivolidad de antología.

fontana-di-trevi-fendi-modelos

Desfile aniversario de Fendi en la Fontana di Trevi en Roma, 2016

fontana-di-trevi-fendi-modelo

Aún tengo en la retina las imágenes del fantástico desfile de los 90 años de la Casa Fendi en la Fontana de Trevi en julio de 2016. Un ejemplo en este sentido, Fendi pagó la restauración de la fuente y la fuente le retribuyó el gesto con una noche mágica: un cielo de verano, una pasarela invisible y esas mágicas mujeres levitando sobre el agua en medio de luces y reflejos. Simplemente, inigualable; ni Bernini lo hubiera imaginado mejor.

louis-vuitton-niteroi

Desfile de Louis Vuitton en el Museo de Arte Moderno de Niterói, 2016

dolce-gabbana-scala

Desfile de Dolce&Gabbana en el escenario de la Scala de Milán, 2016

Claro que los ejemplos son infinitos; en 2015 Carolina Herrera hizo su desfile en la Frick Collection de Nueva York y Dolce&Gabbana en el escenario de la Scala de Milán, sin embargo, el despliegue del 2016 fue insuperable y no solo por la Fontana. Chanel copó las calles de La Habana, Louis Vuitton el Museo de Arte Moderna de Niterói obra de Oscar Niemeyer y las modelos de Dior se pasearon por el Blenheim Palace, residencia ancestral de los duques de Marlborough -perdón, el lugar donde nació Winston Churchill-.

westminster-abbey-gucci

Desfile de Gucci en los claustros de la Abadía de Westminster, 2016

De todos modos, fue Gucci la marca que consiguió en 2016 “el” lugar. Su desfile fue en el edificio religioso más importante del Reino Unido, los claustros de la Abadía de Westminster. Allí se coronan los reyes de Inglaterra desde que en 1066 lo hiciera Guillermo El Conquistador; allí se casan sus príncipes y descansan sus reyes, primeros ministros, artistas, pensadores y científicos.

fendi-fontana-arriba

Ahora, a no confundir, Trevi es una fuente pública, la Scala es un teatro y Blenheim por mas prosapia y alcurnias no deja de ser un palacio; que Gucci haya llegado a Westminster Abbey da para pensar. Al fin de cuentas, cada lugar tiene su historia y sus singularidades a respetar y esos deberían ser los parámetros que marquen los límites de cada caso. Y si 2016 Gucci pudo forzarlos consiguiendo la Abadía Westminster, en 2017 se quedó sin Acrópolis y sin Partenón.

*Gracias a Eugenia Gil Sanguinetti por la información del mundo de la moda