En Uruguay ni nos enteramos…

…es así, en Uruguay ni nos enteramos. Nunca nos enteramos de nada y por eso estoy como diría un viejo amigo “irritada, molesta y confusa”. Por eso y para desquitarme, me puse a ver la entrevista de un filósofo alemán. Suena aterrador ¿verdad?

Cuando alguien dice “filósofo alemán” uno se imagina la cara y las patillas de Schopenhauer o en el mejor de los casos a un señor entrado en los setenta, lentes y pelo cano, saco raído, hablar cansino y confuso. Incomprensible por lo abstracto, aburrido por no tener ningún contacto con la realidad.

tapa pagina 12

Tapa del Suplemento de Cultura de Página 12, setiembre, 2017

Pero yo estoy viendo al filósofo e historiador del arte alemán Richard David Precht (Solingen, 1964), que estuvo hace unas semanas en Buenos Aires y aquí en Uruguay ni nos enteramos. Invitado por el Instituto Goethe-Buenos Aires y la Universidad de San Martín, dio una conferencia, protagonizó un debate y presentó el más famoso de sus libros Quién soy yo…y cuántos? Un viaje filosófico (2007). Los titulares argentinos eran del estilo Primera vez de Precht en Argentina, había reseñas, reportajes, críticas, de todo, una avalancha ante la que me dio por “googlear” las palabras “Precht – Uruguay”: dio cero. Ni siquiera había un texto uruguayo que mencionara su nombre.

Así que aquí va, para Uds. Richard David Precht.

Precht es filósofo pero no lo es -¿filosófico, verdad?-. No lo es, porque es estupendo, lo sabe y lo explota como un arma de seducción. Lleva el pelo largo, va atildadamente vestido y escribe best-sellers sobre el amor y el egoísmo. Conduce un programa de televisión en un canal abierto alemán, es un orador nato, claro y directo, y lanza palabras a una velocidad aterradora, en frases bien construidas, ricas en expresiones, matices y metáforas.

"Precht"

Precht entrevistando en su programa de televisión “Precht”, 2017

Dice cosas como que Sócrates fue quien inventó el talk-show -alcanza un minuto para pensar que quizás puede tener razón- o que “cuando la filosofía solo la entienden los expertos y vivimos en una sociedad mediática, se vuelve irrelevante” -ni un segundo, tiene razón-. Dice que la neurociencia ha demostrado que “la razón es nuestro departamento de marketing porque justifica a posteriori lo que los sentimientos deciden” -si Hume viviera estaría de acuerdo- o que “el amor se compone de una contradicción: la búsqueda de seguridad y la excitación. Y no se puede tener seguridad y excitación con una persona durante mucho tiempo…La única fórmula que funciona es el amor romántico insatisfactorio” -Hollywood feliz- .

Hay muchas cosas con las que no estoy de acuerdo con él, pero esa es la idea, porque el concepto madre es que estamos obligados a pensar en las tres grandes preguntas que nos enseñó Kant: ¿qué puedo saber? ¿Qué debo hacer? ¿Qué puedo esperar? Y por eso habla de educación, medio ambiente y de las migraciones, habla de tecnología, economía y del futuro del trabajo. Y lo que más me gusta, habla con un discurso que acaricia las palabras en lugar de maltratarlas, un discurso que enaltece las ideas y rehuye el culto -tan practicado en Uruguay- de hablar para tener razón.

tapa

Tapa de la reciente edición en la colección Ariel de “¿Quién soy…y cuantos? Un viaje filosófico”

Pero aquí, ni nos enteramos de que existe ni de que estuvo en Buenos Aires. Sus libros traducidos al español son: Amor. Un sentimiento desordenado (Siruela, 2012); ¿Por qué hay todo y no nada? (Siruela, 2013); El arte de no ser egoísta (Siruela, 2014) y ¿Quién soy yo…y cuántos? Un viaje filosófico (primera edición en Argentina, Paidós 2017).

Para que nos enteremos de que viene, les dejo algunos links:

Reportaje de Infobae durante su reciente visita a Buenos Aires: http://www.infobae.com/cultura/2017/09/12/richard-precht-todo-lo-que-tiene-valor-en-la-vida-humana-proviene-de-los-sentimientos/

Nota de la Revista Cultural de Clarín Ñ sobre la visita a Buenos Aires: https://www.clarin.com/revista-enie/ideas/preguntas-filosofo-aleman_0_HJqgDnF9Z.html

Crítica de El País de Madrid en 2010 cuando finalmente se tradujo ¿Quién soy… al español: https://elpais.com/diario/2010/04/10/babelia/1270858348_850215.html

Reportaje de la televisión alemana de 2013 con traducción al español. Dura 60′, se que no estamos acostumbrados a ese tipo de televisión pero vale la pena. Tome aire, no se asuste, déjelo fluir y va a ver que es posible.