Dime quien está en tu billete y te diré…

Si tuviera que definir en pocas palabras esta semana, lo haría como la semana del dime quien está en tu billete y te diré quien eres. La cosa arrancó con la noticia de que para el año 2020, Estados Unidos decidió quitar del billete de 20 dólares la efigie del presidente Andrew Jackson, para colocar por primera vez a una mujer y además una mujer negra. Se trata de Harriet Tubman, una esclava que durante los tumultuosos tiempos de la Guerra Civil se convirtió en heroína del movimiento abolicionista.

Harriet Tubman

Harriet Tubman, 1820-1913

La historia siguió con la noticia de que en Inglaterra y también para el 2020, se quitará del billete de 20 libras al filósofo y economista Adam Smith para colocar al pintor Joseph Mallord William Turner, con la diferencia no menor, de que su inclusión es el resultado de una votación popular. Una propuesta renovadora y diferente que fue lanzada en 2015 en el Victoria&Albert Museum y que resultó todo un éxito, con 590 propuestas entre los que figuraron Alfred Hitchcock, Alexander McQeen, Francis Bacon, Charles Chaplin y William Morris, entre otros.

Próximo billete de 20 libras con la imagen del fantástico pintor romántico inglés, JMW Turner, 1775-1851

Futuro billete de 20 libras con el fantástico pintor inglés, JMW Turner, 1775-1851

El tema dio para todo; desde artículos sobre el sexismo paternalista a la omnipresencia funesta de los próceres, sin olvidar que también se la ligaron los tibios que para salir indemnes del problema ponen jaguares, leopardos, etc.

El debate acaparaba las páginas de cultura de los medios y asombraba por el simplismo y la frivolidad, porque aunque las raíces del tema se hunden en las profundidades de la identidad y como todo aquello que roza los avatares de la iconografía nunca se está ante blancos y negros, así estaban las cosas.

Billete de $5 con la imagen de Joaquín Torres García, fuera de circulación.

Billete de $5 con la imagen de Joaquín Torres García, fuera de circulación.

Lo que me llevó a pensar que puestos a simplificar, Uruguay tiene en sus billetes hace décadas a músicos, pintores, escritores y también a mujeres. Por más que -siguiendo esta línea de razonamiento- podríamos decir que en Estados Unidos la cuestión de género le ganó a la política o que en Inglaterra la pintura le ganó a la economía. Sin olvidar que en Uruguay a Torres García se lo comió la inflación, porque desde que el billete de $5 dejó de circular, el pintor se volvió moneda y para colmo de males con cara de ñandú.

Billete de $200 de Don Pedro Figari, Baile Antiguo.

Billete de $200 de Don Pedro Figari, Baile Antiguo.

Aunque me apuro a pensar que no todo está perdido, porque Don Pedro Figari y sus salones coloniales sigue resistiendo en los billetes de $200 y la cuestión de género está saldada -al menos por un tiempo- con Juana Ibarbourou en los $1.000. ¿Será todo tan simple como esto? ¿O no será quizá, que lo políticamente correcto ha vaciado un debate complejo sobre los valores que elegimos celebrar como sociedad?