En honor de San Patricio

Sí, lo confieso todos los 17 de marzo brindo por Patricio, santo patrono de Irlanda. Y lo hago, porque el arte le debe mucho a este santo misionero de perspicaz inteligencia y vida azarosa. Es gracias a él que la feroz y pagana Irlanda se hizo cristiana y como consecuencia de ello, nacieron los ejemplos más notables de la iluminación medieval; para mí gusto, los más espectaculares y mágicos libros que el hombre ha concebido.

book of kells exhibition

Book of Kells, c. siglo IX, Trinity College, Dublin

Todo esto pasó porque Patricio no fue cualquier santo y porque su evangelización no fue como las otras. Era britano-romano y entre el siglo IV y V fue hecho prisionero y vendido como esclavo por piratas escotos, aquellas tribus celtas que posteriormente se instalaron en la actual Escocia. Tras años de cautiverio Patricio escapó y viajó a la Galia romana donde se ordenó como sacerdote, y en realidad todo podía haber terminado allí.

pagina lindisrane

Book of Lindisfarne, folio 27 del Evangelio de San Mateo, c. siglo IX, British Library, Londres

 

Pero no fue así. Regresó a Irlanda y lo hizo con un mensaje de esperanza y respeto; hablaba su lengua, conocía sus costumbres y comprendía la servidumbre, el hambre y las penurias y así les ofreció la verdad de una fe alejada del dogmatismo y el martirio. Predicó y los convirtió, pero las fiestas en los bosques siguieron su curso, las laxas costumbres matrimoniales se mantuvieron y las mágicas devociones que estas gentes tenían hacia la naturaleza, a la fuerza del viento y del sol, a la fertilidad de los árboles y de los animales, se incorporaron y se fusionaron con las cristianas.

letra inicial

Folio 34 del Book of Kells, compuesto por las letras capitulares del monograma de Cristo en griego: XI (J) y Ro (P), c. siglo IX, Trinity College, Dublin

Bajo esa premisa, las páginas de los evangelios que crearon las manos maestras de estos fervorosos ascetas, se iluminaron con la emoción de la nueva fe y con los misterios paganos del mundo natural. Las letras capitulares que inician sus páginas, nos regalan un  universo único y novedoso compuesto de lazos que como talismanes circulares entrelazan en remolinos de color flores y animales, nudos celtas y bestias mitológicas.

detalle book of kells

Detalle del folio 292 del Evangelio de San Juan, Book of Kells, c. siglo IX, Trinity College, Dublin

Estos magníficos y majestuosos espirales contienen el universo y todas sus misteriosas fuerzas, se entregan a la protección de la palabra divina acurrucándose bajo la letra y buscando su cobijo y calor. Son una alabanza a la creación y son la máxima expresión estética del logro de este peculiar misionero, y solo por ello, San Patricio merece que cada 17 de marzo levantemos un vaso de cerveza en su honor.